22 de Agosto día del Folklore
No es el folklore lo que se descubre en ese momento, ya que siempre existió, aunque con otros nombres, sino la palabra Folklore, que desde entonces se constituye “en una bandera a cuya sombra todos trabajan en la misma orientación”. Desde entonces la palabra distingue a los materiales que vienen de la honda del tiempo, y designa además su estudio.
El 22 de agosto de 1846, era el siglo XIX bajo la influencia del romanticismo, fue propuesta en la revista The Atheneum (Revista Inglesa de Londres). Dicha revista publicaba una carta firmada por Ambiosio Merton –seudónimo del arqueólogo e investigador de tradiciones William John Thoms-, fechada el 16 del mismo mes, para designar aquel sector del estudio de las antigüedades y la arqueología que abarca el saber tradicional de las clases incultas en las naciones civilizadas. En Inglaterra se le llamó "Antigüedades Populares o Literatura Popular". Se trataba de un arcaísmo sajón que rápidamente se difundió en un sentido ambiguo, tanto para denominar la nueva rama de conocimientos, como su objeto de estudio, es decir, el “saber popular”, “lo que el pueblo sabe”
Juan Bautista Ambrosetti
"Padre de la Ciencia Folklórica Argentina".
Antropólogo y etnógrafo
Nació en Gualeguay (Entre Ríos) el 22 de agosto de 1865 Murió en Buenos Aires el 28 de mayo de 1917.
Juan Bautista Ambrosetti fue el iniciador en el país de la exploración arqueológica con criterio estrictamente científico y el primero en realizar estudios sistemáticos del folklore nacional.
Nacido en 1865, Ambrosetti estudió en Buenos Aires. Fue discípulo del gran naturalista
Eduardo Holmberg, quien lo impulsó al estudio de las ciencias naturales. Se interesó, además, por la arqueología, especialmente por los estudios de historia precolombina y antropología comparada. Bajo la dirección del Profesor Pedro Scalabrini, también se transformó en un destacado zoólogo y paleontólogo, lo que le permitió colaborar con el Museo de Paraná (Entre Ríos) organizando la sección de Paleontología, y en Buenos Aires, donde Ameghino lo designó al frente de la sección Arqueología del Museo de Historia Natural.
En 1906, cuando se desempeñaba como profesor de Arqueología Americana en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, fundó y organizó integralmente el Museo Etnográfico, aportando su colección personal de más de 20 mil piezas arqueológicas. El Museo Etnográfico fue fue la primera institución dedicada a esa disciplina en el país. En el marco de las ideas positivistas imperantes, Ambrosetti orientó al Museo en dos direcciones: por un lado, a la investigación y a la formación universitaria superior y, por el otro, a la educación del público en general. La primera causa estuvo corporizada en los trabajos en el noroeste argentino. Para la segunda, constituyó colecciones que debían presentar un panorama universal de las sociedades primitivas. Para esto, Ambrosetti financió viajes e investigaciones, estimuló donaciones y adquirió piezas arqueológicas.
En 1908 dieron fruto las vastas investigaciones arqueológicas que venía realizando desde tiempo atrás en el noroeste argentino: En Tilcara pudo identificar una antigua población indígena. Desde entonces, en aquel lugar de la Quebrada de Humahuaca, se realizaron excavaciones en forma prolongada y sistemática que aportaron un rico material arqueológico y antropológico, revelador de toda una antigua cultura. Este hecho significó una piedra fundamental para la naciente arqueología nacional.
En la multifacética obra de Ambrosetti -que comprendió una enorme gama de estudios históricos, etnográficos, lingüísticos, arqueológicos y antropológicos- se incluyen trabajos sobre supersticiones y leyendas, sobre historia, lenguajes indígenas o utilización de metales en la zona de los valles calchaquíes. Fue también pionero en el estudio del folklore nacional y en utilizar el término en sentido estricto, es decir, definido como "el conjunto de tradiciones, leyendas, creencias y costumbres de carácter popular, que definen la cultura de una determinada región".
Siendo ya una figura destacada de la ciencia nacional, Ambrosetti fue designado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Buenos Aires, en 1910. En aquel momento, ya era reconocido en los ámbitos científicos de América y Europa y había representado al país en numerosos congresos científicos internacionales.
Murió en 1917. En 1960 el Primer Congreso de Folklore, realizado en Buenos Aires, le acordó el título de "Padre de la Ciencia Folklórica Argentina". La labor iniciada por Ambrosetti en el Museo y en Tilcara fue asumida, luego de su fallecimiento, por su discípulo Salvador Debenedetti. Ambos son considerados los iniciadores en el país de la ciencia arqueológica.
La extensa obra de Ambrosetti quedó documentada en más de setenta publicaciones que constituyen el primer testimonio argentino de esa disciplina
Publicado por Cesar Maciú para "CM comunicación"
Otros sitios del periodista

Cesar Maciú presenta
https://www.facebook.com/pages/CESAR-MACI%C3%9A-presenta/349240305109643
Facebook
https://www.facebook.com/CesarMaciuEmbajadorDelTango?ref=hl
Cesar Maciú comunicación
http://groups.google.com/group/cesarmaciu
Videos Youtube
http://www.youtube.com/user/cesarmaciu#g/u
Canal oficial en youtube CESAR MACIÚ presenta
https://www.youtube.com/channel/UCT8usQFCrHo28O5C2xCIpwA
Google+CESAR MACIÚ presenta
https://plus.google.com/u/0/+DosxCuatroGotan2x4/posts